jueves, enero 08, 2009

...

Con el alma de un hilo, a un paso de la gloria y a dos del infortunio... Con el sueño en el bolsillo, y cerca, muy cerca. Y no sabemos si es un espejismo o la realida. Te viste ahí Felipe, bien vestido, con un cambio completo, como el periodista que tanto soñaste... sería diferente la vida cuando las condiciones laborales sean así. Ojalá de nuevo te hayas caído para arriba.

Pero la vida no terminará si la llamada no llega. Creo que es muy temprano para estar tan arriba, pero sé que algún día ese será mi lugar. Si mañana recibo la grata noticia comenzará un nuevo ciclo, una nueva vida, ahora con una mirada abierta a más horizontes. Despues de esto que está a punto de suceder la potencialización de Felipe no se hará esperar.

Y me da tristeza, de verdad que la Cornejo estaría feliz en este momento... Pero bueno, ella igual está feliz. Esperar no siempre es fácil, y ahora que siento tan de cerca la oportunidad soñada, ni yo, campeón en esperar, me siento capaz de hacerlo. Ya quiero saber, ya quiero que sean ocho días... Ya quisiera celebrar. De nuevo un brindis por lo que no fue, porque este bache sea una nueva oportunidad. Que no se desvanezcan las esperanzas, que mañana haya otro día.

2 comentarios:

Biology2009 dijo...

Si ...lo lamento

Andrés Felipe dijo...

Quién eres?